Alternativa al explorador de procesos de Windows


Process Explorer es un programa de Microsoft que sirve como alternativa al explorador de procesos de Windows que se encuentra en el Administrador de Tareas, con la ventaja de que el usuario puede obtener más información acerca de los programas y procesos que se encuentran en ejecución.

Process Explorer

Esta aplicación lista los procesos que se encuentran activos, una descripción de los mismos, las rutas de los ejecutables, los archivos DLL asociados, los recursos del sistema que están utilizando, estadísticas del manejo de la memoria y del procesador, y otros datos de interés para el usuario a la hora de determinar qué procesos están consumiendo más recursos o para hacer un seguimiento de algún procesos sospechosos de ser un virus o algún otro tipo de malware.

Quienes hayan utilizado el Administrador de Tareas de Windows habrán notado que presenta una interfaz muy básica y que muchas veces no resulta de gran utilidad, ni siquiera para matar algunos procesos o aplicaciones. Process Explorer presenta una interfaz más atractiva, que muestra los procesos en forma de árbol, pero que además categoriza y diferencia los procesos en colores, por ejemplo para resaltar aquellos procesos propios del sistema operativo, y que por lo tanto resultan confiables.

Ante la sospecha de algún proceso extraño, se puede hacer directamente desde el programa una búsqueda en Google para obtener mayor información, pero además se puede conocer si se han abierto conexiones, qué archivos se han intentado modificar y qué entradas de registro se han accedido.

Además de ofrecer una mejor interfaz y mayor cantidad de información, esta aplicación cuenta con algunas funciones adicionales que pueden resultar de gran utilidad, por ejemplo, un análisis de virus en línea provisto por VirusTotal.

Desde la función “Mostrar detalles de todos los procesos” es posible conocer (además de varios detalles) aquellos procesos pertenecientes a programas que no están firmados por ninguna empresa de software.

Se puede acceder fácilmente a este programa a través de la combinación de teclas Ctrl + Alt + Supr, por lo tanto va se va a poder abrir inmediatamente cada vez que el sistema se encuentra inestable, ya sea para finalizar un programa o para analizar el sistema en busca de algún proceso sospechoso. En definitiva, cumple con su función de monitoreo y gestión de procesos de manera eficiente y presenta un comportamiento estable, por lo tanto no está de más instalarlo y utilizarlo en lugar del gestor que viene por defecto.

Process Explorer 16.12 es la última versión de esta utilidad de para Windows (XP, Vista, 7, 8, 8.1, 10) que se puede bajar gratuitamente.

Descargar



Programas similares


Envíanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.